¿Alguna vez te has puesto a pensar el maravilloso poder que tiene la sonrisa?

Tengo que confesarte que yo no me había dado cuenta de ello y creo que me tomó muchos años el descubrirlo, creerlo y vivirlo. Cuando veo fotos de mi niñez, mi adolescencia y hasta hace unos años pude darme cuenta que no sonreía, sonreía muy poco o solo  con una mueca como de lado, pero no de esas sonrisas que se tienen de oreja a oreja, de las sonrisas que iluminan tu rostro, que transmiten, que conectan y hacen a otros sonreir. Creo que por obvias razones y experiencias de mi vida no sonreía de tal manera, tal vez  de cierto modo no sentía la felicidad como mía, realmente no sentía que tenía una sonrisa bonita y bueno a decir verdad ni lo pensaba, pero sobre todo,  mi alma no sonreía.

Nunca olvidaré la primera vez que sentí la confianza de sonreir de esta manera, desde el alma, de oreja a oreja, de esas sonrisas que te dejan enseñándo casi cada uno de tus dientes haha. Y lo que vi como respuesta a ese hecho tan simple siempre quedará en mi memoria. Esto sucedió unos meses después de haber recibido mis papeles de divorcio, meses de terapia para eliminar mucho de los efectos que la experiencia de violencia doméstica y otro tipo de abuso puede causar en ti, con un nuevo trabajo bajo el brazo llegué a una reunión de con unos nuevos clientes, decidí abrir mi mundo a las posibilidades, creer en mi, y creerme por primera vez en mi vida a mis 27 años, que era bonita, que irradiaba confianza y seguridad, a decir verdad  me sentía orgullosa de mi,  como una guerrera y eso quería reflejar. Desde el momento que entré a ese lugar con mi sonrisa como el mejor accesorio, vi que la respuesta de las personas era con una sonrisa igual o más grande, un ambiente muy cálido, con mucha conexión, pude sentir como barreras de tensión se iban bajando y ese día salí con dos contratos grandes con clientes muy difíles, nuevas relaciones y pensando en todo lo que me había perdido, de lo bien que me hacía sentir, y darme cuenta que además, es contagiosa.

DSC_0172

Desde niños nos enseñan que la madurez tiene que ver con la seriedad y la responsabilidad. Así, cuando crecemos, creemos que somos maduros porque nos ponemos serios, somos “realistas” y nos olvidamos de soñar. Y poco a poco, acabamos aprendiendo a reprimir cualquier tipo de sonrisa, aprendemos a ver la falta de conexión con otros como algo normal.

Exceptuando nuestro entorno, son pocas veces las que le sonreímos a un desconocido. Casi todos hemos olvidado que las sonrisas son como un “virus bueno” que se contagia y alivia tensiones, que nos hacen bien.

Recuerdo el día que tuve el privilegio de conocer al maravilloso empresario y ser humano, el señor John Paul Dejoria, eran tantas mis preguntas para el, siempre lo he admirado por su historia de fortaleza, resiliencia y éxito desde que conocí su historia cuando comencé como maquillista y estilista profesional hasta hoy. Le pregunté por favor, ¿dígame cómo? ¿cómo llegó aquí?, ¿cómo llegó el éxito a su vida? se me quedó mirando, sonrió y me contesto, asi, y le digo ¿cómo? asi, con una sonrisa como con la que hoy tu me sonríes a mi. Esa sonrisa va a ser la encargada de abrir puertas que para muchos estarán cerradas. Jamás, no importa lo que pases, lo que suceda permitas que nadie te robe esa sonrisa, no hay persona, circunstancia o reto que lo valga. Me dió otros consejos y después me pidió tomarnos una foto, muy lindo me dice hagamos el signo de paz y amor que eso, eso es lo que necesitamos esparcir en el mundo.

dejoria

Se que me estás leyendo, pero ¿ya estás sonriendo? ¡Vamos! Sin miedo, sin prejuicios, regálame una sonrisa.

Si aún no estás sonriendo, déjame te platico algunos otros poderes mágicos que tiene el sonreir.

Al sonreir  otras personas, les estamos diciendo muchas cosas sin necesidad de hablar, les estamos haciendo saber que estamos felices de compartir el mismo espacio, la otra persona, lo decodifica y también sonríe, transmite una sensación de compañía, nosotros al recibirlo nos sentimos correspondidos y que tampoco estamos solos en este gigantezco “hormiguero”.

“A veces tu alegría es la fuente de tu sonrisa, pero a veces tu sonrisa puede ser la fuente de tu alegría”
-Thich Nhat Hanh-
  • La sonrisa tiene efectos curativos contra la tristeza y el dolor. Cuando sonreímos, el simple hecho de activar estos músculos faciales manda mensajes a nuestro cerebro que estamos felices, cuando el cerebro recibe estas señales, casi de manera inmediata comienza producir serotonina, dopamina y endorfina que son las hormonas de la felicidad y el amor. El cerebro no es tan listo como nos hace creer y podemos jugarle estos “truquitos” para hacerle creer que somos “rete” felices. Tanto que incluso puede ayudarte a ti mismo a superar un momento difícil. No importa las adversidades que estén haciendo acto de aparición en tu vida. Una sonrisa puede darte las fuerzas necesarias para seguir adelante, para motivarte cuando todo te empuje a no salir ni de la cama. Es la mejor de las medicinas que puedes regalarte a ti mismo y, también, a los demás.
  • La sonrisa es el puente “perfecto” para la comunicación. Puedes no saber que decir pero si sonríes podrás comenzar una conversación mucho mas fácil, bajará la tensión y ayudara a tener mayor una mejor conexión.
  • La sonrisa nos ayuda a proyectar una imagen más segura de quien la ofrece y aumentar la confianza en uno mismo. El optimismo y alegría, nos ayuda a establecer vínculos sociales y a mantenerlos. Es, por tanto, un arma muy poderosa.

 

Anímate a regalar sonrisas en tu vida cotidiana, anda, te aseguro que no te arrepentirás, no dejes que pasen más años, meses o días sin que sea parte de ti. Úsala como tu mejor accesorio, tu bandera, tu pancarta o estandarte. Si,  aún que piensen  que estes medio loco o loca, al final ellos también terminarán riendo y tú cumpliste tú cometido, además de estar cuidando tu mente, alma y espiritu.

Gracias por tomarte el tiempo de leerme. Si te gusta por favor comenta o comparte. Te mando un abrazo fuerte hasta donde quiera que te encuentres. ¡Nos leemos pronto!

#sonrisa  #elpoderdelasonrisa #sonríeysefeliz #reprográmate

 

 

 

Publicado por lilianabeverido

Liliana Beverido nació de Texcoco Estado De México, ella es hija de padres mexicanos y llegó a los Estados Unidos en Julio del 2000. Liliana cursó la carrera de Licenciado Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Tomó su primera lección de ballet cuando tenía 4 años y después comenzó a bailar flamenco y ballet folklórico en el Instituto Potosino de Bellas Artes. A temprana edad, ella se enamoró de los ritmos afro-cubanos y la salsa cuando pasaba los veranos en casa de sus abuelos. Su abuelo Carlos Sola era un amante de la música y el baile. El es la influencia más grande en la pasión de Liliana y en su vida. Comenzó a bailar de una manera más profesional cuando ella llega a San Antonio, Texas en el 2008 y conoce a Lee Ríos dueño y director artístico de Semeneya Dance Company. Allí ella comienza sumergirse de lleno en la salsa y comienza a hacer presentaciones con Semeneya SDK Dance Team. En el 2009 ella conoce a su ahora esposo Jason Lozada y con él conoce un nuevo estilo de salsa, New Yorkon2. Liliana comienza a dominar este estilo y a dar clases junto con su ahora esposo. También formó parte de la compañía Jazzy Dance Company, bajo la dirección de Azucena Pérez y Carlos León con quien tomó clases e hizo varias presentaciones. En el 2014 formó parte del proyecto de Collective Essence “Reflections” bajo la dirección de Amanda Cardona y se presentó en el congreso de Salsa de Houston. En el 2011 Liliana tiene a su segundo hijo Gianluca y con toda la felicidad que trae el tener un regalo tan grande como es la llegada de un bebé, ella también sufre de depresión post-parto. Al verse en esta situación y con la lucha interna de tomar antidepresivos y ver alternativas naturales. Ella trata de buscar algo que la ayude a recuperarse a sí misma y encontrar algo que la hiciera feliz. Una vez más, Liliana piensa en el baile, la música, el ejercicio y es así como se enamora de Zumba y decide certificarse. Recibió su primera certificación como maestra de Zumba en Enero del 2012. Tambien se certifica en AquaZumba, Zumba Toning y Zumba Atomic en este mismo año. Desde entonces, Liliana se ha dedicado a dar clases de baile como Salsa, Bachata, y merengue en estudios como Uptown Dance Studio y Esquina Tango. Ella es una de las fundadoras de Austin AllStars, un grupo que promueve el baile dentro de nuestra comunidad. Ella es instructora de Zumba y AquaZumba en el 24 Hour Fitness y por su naturaleza de servicio, ella también ha apoyado a las siguientes organizaciones sin fines de lucro WeViva y American Diabetes Association desde el 2013. Esta maravillosa mujer también tiene una especial vocación para impulsar a las mujeres a sentirse bellas y a desarrollarse interior y exteriormente, por tal motivo, a mediados del 2014 junto con Tiu Ríos y Eva de la Rosa, iniciaron el ambicioso proyecto de Amhiga Hispana. Hoy Liliana es co-fundadora de esta hermosa organización y presta sus servicios como asesora de Amhiga Hispana y Tesorera. “Amhiga Hispana es un compromiso de 100% y tengo que balancear mi vida personal como mujer, como esposa, madre de dos hijos y maestra de baile con las actividades y proyectos de Amhiga Hispana, pero siento que vale la pena hacerlo porque se lo que es en carne propia llegar a un país extraño, enfrentarse a un nuevo idioma, dejar atrás familia, amigos, un hogar y comenzar de nuevo; se lo que es ser madre soltera, y las tribulaciones y satisfacciones que esto conlleva y también sé que hay momentos en la vida que se necesita a una amiga, una guía, un apoyo, una luz en el camino que te de palabras de aliento, que te ayude a aprender cosas nuevas o refuerce algo que ya sabías 'que como mujer eres maravillosa y no hay imposibles para alcanzar la plenitud y la felicidad.' No existen palabras que puedan expresar el agradecimiento tan grande que tengo para con mi cómplice mas grande, mi esposo Jason Lozada, quien cree en mis sueños y camina a mi lado en este sendero de la vida, a mis dos hijos, Carlo por darme sus opiniones y puntos de vista que me ayudan a crecer y mantener los pies sobre la tierra y cuida de su hermano pequeño, Luca, para que su madre pueda desarrollarse y así hacer posible el sueño de ayudar a tantas mujeres hispanas a lograr sus metas y ser plenas en este país de las oportunidades"

Participa en la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: