Deja ir a la gente que no está lista para amarte.

 

Es la cosa más difícil que tendrás que hacer en tu vida, y también será la más importante: deja de regalar tu amor a aquellos que no están listos para amarte.

Deja de tener conversaciones difíciles con gente que no está dispuesta a darte su tiempo ni quiere escucharte, que no quiere verte. Deja de aparecer para la gente que es indiferente a tu presencia. Deja de amar a la gente que no está lista para amarte.
Deja de buscar el amor y la aceptación en personas que te abusan, deja así de abusarte a ti misma.
Sé que tu instinto es hacer todo lo que puedas para ganarte las buenas gracias de todos los que puedas, pero también es el impulso que te robará tu tiempo, tu energía y tu cordura…en tu intento de llenarlos y llenarte te quedarás vacía.

Cuando empiezas a aparecer en tu vida completa y completamente, con alegría, interés y compromiso, no todo el mundo va a estar listo para encontrarte allí.
Eso no significa que tengas que cambiar lo que eres. Significa que tienes que dejar ir desde el amor a las personas que no están preparadas para amarte.

Si eres excluida, insultada sutilmente, olvidada o fácilmente ignorada por las personas con las que pasas la mayor parte del tiempo, no te estás haciendo un favor al continuar ofreciéndoles tu energía y tu vida. Obsérvate, escúchate, ¿te olvidas a ti misma? ¿ignoras lo que quieres o eres? ¿Te insultas? Comienza desde ti, de dentro hacia afuera.
La verdad en la vida es que no eres para todos, y todos no son para ti. Eso es lo que lo hace tan especial cuando encuentras a las pocas personas con las que tienes una amistad, amor o relación genuina: sabrás lo precioso que es porque has experimentado lo que no es.

Pero mientras más tiempo pases tratando de forzar a alguien a amarte cuando no son capaces, más tiempo te estarás privando a ti misma de esa misma conexión. Te está esperando. Hay miles de millones de personas en este planeta, y muchas de ellas se van a encontrar contigo a su nivel, con la vibración de donde están, conectarse con donde están yendo.

… Pero cuanto más tiempo te quedes pequeña, metida en la familiaridad de la gente que te usa como un cojín, una opción de segundo plano, un terapeuta y una estratega para su trabajo emocional, más tiempo te mantienes fuera de la comunidad que anhelas.

Tal vez si dejas de aparecer, serás menos querida.
Tal vez te olviden por completo.
Tal vez si dejas de intentarlo, la relación cesará.
Tal vez si dejas de enviar mensajes de texto, tu teléfono permanecerá oscuro durante días y semanas.
Tal vez si dejas de amar a alguien, el amor entre ustedes se disolverá.
Eso no significa que hayas arruinado una relación. Significa que lo único que sostenía una relación era la energía que tú y sólo tú ponías en ella. Eso no es amor. Eso es apego.

La cosa más preciosa e importante que tienes en tu vida es tu energía. No es tu tiempo lo que está limitado, es tu energía. Lo que tu das a cada día es lo que creará más y más en tu vida. A lo que le das tu tiempo, es lo que definirá tu existencia.
Cuando te des cuenta de esto, empezarás a entender por qué estás tan ansiosa cuando pasas tu tiempo con gente que no te conviene, y en trabajos o lugares o ciudades que no te convienen.

Comenzarás a darte cuenta de que lo más importante que puedes hacer por tu vida, por ti misma y por todos los que conoces es proteger tu energía más ferozmente que cualquier otra cosa.
Haz de tu vida un refugio seguro en el que sólo se permita a las personas que puedan cuidar, escuchar y conectarse.

Tu no eres responsable de salvar a la gente.
Tu no eres responsable de convencerlos de que quieren ser salvados.
No es tu trabajo aparecer por la gente y entregarles tu vida, poco a poco, momento a momento, porque te compadeces de ellos, porque te sientes mal, porque “deberías”, porque estás obligada, porque, en la raíz de todo esto, tienes miedo de que no te devuelvan el favor.

Es tu trabajo darte cuenta de que eres la dueña de tu destino, y que estás aceptando el amor que crees que mereces.
Decide que mereces una amistad real, un compromiso verdadero y un amor completo con las personas que están sanas y prósperas. Comienza a darte a ti misma amor real, aceptación, comprensión, compromiso, apoyo, reconocimiento, afecto…
Entonces espera en la oscuridad, sólo por un momento….
… Y mira lo rápido que todo comienza a cambia frente a tus ojos.

 

Gracias por leerme, si te gusta comenta o comparte. Un abrazo hasta donde quiera que estés.

 

¿Te atreves a defender aquello que necesitas o te tachas de egoísta?

Y tú, ¿te atreves a defender aquello que quieres y necesitas o te consideras egoísta por ello? Aún que esto no sea fácil de comprender por quienes nos rodean, cuidarte y cuidar lo que necesitas no es un acto de egoísmo. Las personas suelen juzgar con mucha frecuencia las acciones de otras personas y esto lo hacen sin tomar en cuenta o si quiera pensar un poco en las necesidades de la otra persona, en sus emociones, sus necesidades, su bienestar y su tranquilidad.

Nadie más que tú puede cuidarte y procurar tu bien estar por que nadie sabe tanto lo que realmente necesitas y sientes como tu misma.

Ámate:

Las personas nos culpamos constanemente por que somos muy rígidas con nosotras mismas y no nos amamos lo suficiente. Comprende que no eres perfecta/o y que en la vida tendrás tantos temores e indecisiones como los tiene un niño pequeño. Date el permiso de aceptar tu vulnerabilidad, de quererte incondicionalmente aún con tus errores. Todo es parte de ti, si los rechazas o los juzgas de más estarás rechazandote a ti misma y el círculo vicioso de la culpa, el remordimiento y el rencor hacia uno mismo crece o se mantiene evitándonos recibir amor de los demás, por que si no te amas, no podrás identificar el amor incondicional cuando lo tienes enfrente.

amate y salvate

Pide ayuda:

Cuando tenemos un problema aveces nos vamos en esta espiral que nunca termina tratando de buscar una solución y si ya tienes muchos días pensando en lo mismo, mucho peor, sólo le darás vueltas a lo mismo y te llenarás de frustración. Pide ayuda a alguien en quien tú cofíes. Normalmente las personasque están afuera del problema pueden ver soluciones que se encuentran lejos de nuestra persepción y ayudarnos a reconsiderar, ver las cosas de diferente manera y encontrar una solución.

Expresa tus sentimientos:

Cuando demostramos de manera asertiva lo que sentimos, logramos tener una vida más plena y feliz ya que podemos “dejar ir” los problemas con mayor facilidad. Intenta expresar lo que sientes desde tu “Yo” tomando en cuenta tu entorno pero al mismo tiempo sin perder de vista la importancia de tus emociones y sentimientos. No te dediques a culpar a otros por lo que sientes, no te enganches, reconoce  tu emoción, donde estas tú en esta situación y toma responsabilidad por lo que está en tus manos. El hablar de nuestras emociones y sentimientos es muy liberador, además de que nos ayuda a reconocer en donde estamos emocionalmente y podemos darnos más cuidado si así lo necesitamos

 

Disfruta cada momento:

El ritmo de vida y las situaciones que enfrentamos continuamente hacen que nuestro cuerpo este en un sitio y nuestra mente en otro. Somos “expertas” en estar y no estar. Por lo que ni resolvemos el problema, tomamos por completo la experiencia que estamos viviendo, ni disfrutamos de los momentos placenteros y experiencias únicas que nos regala la vida.

disfruta el momento GIF.gif

Toma riesgos:

Una de las causas más comunes por las cuales las personas se arrepienten de no haber tomado alguna oportunidad en el momento en el que esta se les presentó.El problema está en que las oportinidades casi siempre se presentan como riesgos, o nosotros las percibimos como tal y tenemos esta tendencia  a mantenernos “muy agusto” en nuestra zona de confort y todo lo que está fuera de ella nos asusta. Aclaro aquí que no es que vayas por la vida cometiendo errores y aventandote al vacío solo por que si y por que quieres vivir emociones fuertes y aprender. Sino de evaluar los pros y los contras de esta oportunidad que se te presenta, ver si tienes lo que necesitas, si tal vez necesites prepararte más o si con lo que tienes y eres ahora ya estás lista para tomar el desafío. La mayoría de las veces cuando las personas estan en el ocaso de su vida de lo único que se arrepienten es de todo aquello que no se atrevieron a hacer por miedo al riesgo.  No hay  nada peor que preguntarse ¿qué habría pasado si lo hubiera hecho?

Aprende a dejar ir:

Cuando estamos comprometidos emocionalmente con una persona o situación no es sencillo dejarla, muchas veces estas situaciones o personas representan mucho de nuestro pasado y de quienes somos en este momento y las llevamos hasta como trofeo, pero esto no es lo más sano ya que también vienen cargadas de emociones que ya no te sirven. Te sirvieron en un momento pero ya no, evolucionas y cambias constantemente, lo que un día te sirvió para salir adelante y superar algo, tal vez ya no te sirva el día de hoy. Es como el software de una computadora, necesitas hacer actualizaciones constantes para que pueda funcionar de manera eficaz y productiva. Esto no es sencillo pero lo que traemos cargando no nos permite avanzar, nos frena y hasta nos paraliza. Recuerda que el dejar ir no es olvidar, sino recordar sin rencor y arrepentimiento. Significa que la cida sigue su curso y que el pasado no es mas que un maestro para que nosotros lleguemos a tener la experiencia y la sabuduría de hoy.

dejar ir.jpg

Gracias por tomarte el tiempo de leerme, si te gusta comparte. Te mando un abrazo hasta donde quiera que estés.