¿Te atreves a defender aquello que necesitas o te tachas de egoísta?

Y tú, ¿te atreves a defender aquello que quieres y necesitas o te consideras egoísta por ello? Aún que esto no sea fácil de comprender por quienes nos rodean, cuidarte y cuidar lo que necesitas no es un acto de egoísmo. Las personas suelen juzgar con mucha frecuencia las acciones de otras personas y esto lo hacen sin tomar en cuenta o si quiera pensar un poco en las necesidades de la otra persona, en sus emociones, sus necesidades, su bienestar y su tranquilidad.

Nadie más que tú puede cuidarte y procurar tu bien estar por que nadie sabe tanto lo que realmente necesitas y sientes como tu misma.

Ámate:

Las personas nos culpamos constanemente por que somos muy rígidas con nosotras mismas y no nos amamos lo suficiente. Comprende que no eres perfecta/o y que en la vida tendrás tantos temores e indecisiones como los tiene un niño pequeño. Date el permiso de aceptar tu vulnerabilidad, de quererte incondicionalmente aún con tus errores. Todo es parte de ti, si los rechazas o los juzgas de más estarás rechazandote a ti misma y el círculo vicioso de la culpa, el remordimiento y el rencor hacia uno mismo crece o se mantiene evitándonos recibir amor de los demás, por que si no te amas, no podrás identificar el amor incondicional cuando lo tienes enfrente.

amate y salvate

Pide ayuda:

Cuando tenemos un problema aveces nos vamos en esta espiral que nunca termina tratando de buscar una solución y si ya tienes muchos días pensando en lo mismo, mucho peor, sólo le darás vueltas a lo mismo y te llenarás de frustración. Pide ayuda a alguien en quien tú cofíes. Normalmente las personasque están afuera del problema pueden ver soluciones que se encuentran lejos de nuestra persepción y ayudarnos a reconsiderar, ver las cosas de diferente manera y encontrar una solución.

Expresa tus sentimientos:

Cuando demostramos de manera asertiva lo que sentimos, logramos tener una vida más plena y feliz ya que podemos “dejar ir” los problemas con mayor facilidad. Intenta expresar lo que sientes desde tu “Yo” tomando en cuenta tu entorno pero al mismo tiempo sin perder de vista la importancia de tus emociones y sentimientos. No te dediques a culpar a otros por lo que sientes, no te enganches, reconoce  tu emoción, donde estas tú en esta situación y toma responsabilidad por lo que está en tus manos. El hablar de nuestras emociones y sentimientos es muy liberador, además de que nos ayuda a reconocer en donde estamos emocionalmente y podemos darnos más cuidado si así lo necesitamos

 

Disfruta cada momento:

El ritmo de vida y las situaciones que enfrentamos continuamente hacen que nuestro cuerpo este en un sitio y nuestra mente en otro. Somos “expertas” en estar y no estar. Por lo que ni resolvemos el problema, tomamos por completo la experiencia que estamos viviendo, ni disfrutamos de los momentos placenteros y experiencias únicas que nos regala la vida.

disfruta el momento GIF.gif

Toma riesgos:

Una de las causas más comunes por las cuales las personas se arrepienten de no haber tomado alguna oportunidad en el momento en el que esta se les presentó.El problema está en que las oportinidades casi siempre se presentan como riesgos, o nosotros las percibimos como tal y tenemos esta tendencia  a mantenernos “muy agusto” en nuestra zona de confort y todo lo que está fuera de ella nos asusta. Aclaro aquí que no es que vayas por la vida cometiendo errores y aventandote al vacío solo por que si y por que quieres vivir emociones fuertes y aprender. Sino de evaluar los pros y los contras de esta oportunidad que se te presenta, ver si tienes lo que necesitas, si tal vez necesites prepararte más o si con lo que tienes y eres ahora ya estás lista para tomar el desafío. La mayoría de las veces cuando las personas estan en el ocaso de su vida de lo único que se arrepienten es de todo aquello que no se atrevieron a hacer por miedo al riesgo.  No hay  nada peor que preguntarse ¿qué habría pasado si lo hubiera hecho?

Aprende a dejar ir:

Cuando estamos comprometidos emocionalmente con una persona o situación no es sencillo dejarla, muchas veces estas situaciones o personas representan mucho de nuestro pasado y de quienes somos en este momento y las llevamos hasta como trofeo, pero esto no es lo más sano ya que también vienen cargadas de emociones que ya no te sirven. Te sirvieron en un momento pero ya no, evolucionas y cambias constantemente, lo que un día te sirvió para salir adelante y superar algo, tal vez ya no te sirva el día de hoy. Es como el software de una computadora, necesitas hacer actualizaciones constantes para que pueda funcionar de manera eficaz y productiva. Esto no es sencillo pero lo que traemos cargando no nos permite avanzar, nos frena y hasta nos paraliza. Recuerda que el dejar ir no es olvidar, sino recordar sin rencor y arrepentimiento. Significa que la cida sigue su curso y que el pasado no es mas que un maestro para que nosotros lleguemos a tener la experiencia y la sabuduría de hoy.

dejar ir.jpg

Gracias por tomarte el tiempo de leerme, si te gusta comparte. Te mando un abrazo hasta donde quiera que estés.

 

 

 

¿El enojo te esta enganchando? Aprénde a desengancharte.

¿Sabías que cada minuto que te enojas te toma 30 para desenojarte?

Y claro a todos nos pasa que llega algo a sacarnos de nuestro centro, pero que tal cuando no es algo, es alguien, entonces es mucho peor. Y es que el enojo nos llega a las fibras más profundas. Al “no soy suficiente”, “no soy amado”, “no soy aceptado”, “no soy capaz”.

Cuando te encuentres en esta situación, espera, detente, toma un respiro, ese respiro profundo, no diafragmal, sino la respiración de EMERGENCIA, cuando inales infla el estómago como un globo, así, literal como globo, y cuando exales saca todo, pero todo el aire hasta que sientas que estás vacia/o. OJO, no infles el pecho, el estómago, enfócate en el. Concentrate en tu respiración, inténtalo varias veces, unas cinco o diez, verás que te sentirás mejor. Este tipo de respiración es la ÚNICA que oxigena todo tu cuerpo y la sangre, te lleva a tu centro, entre más la practiques más podrás recurrir a la paz que te trae cuando más lo necesites. Con este respiro, vete, sal del enojo, escápate, por que si ya te enganchaste a la primera, ya valiste.

Dicen que existe una zona de peligro cuando nos enojamos, pongámosle del 1 al 10. Si tu enojo llega hasta el 8 aún puedes retomar control. Si se paso al 9 o al 10 ya no hay nada que puedas hacer, cuando el enojo llega a ese lugar ya no estarás pensando con la cabeza, tal vez tu enojo se adueñe de tu lengua y comiences a decir cosas que no son muy placenteras, tal vez es cuando ya le gritaste al mesero por que te cobraron doble y ya venías super estresado del trabajo, y ¡BOOM! te desquitaste con el, mientras le gritabas al mesero tu hijo te decía que te tranquilizaras y tu nisiquiera pudiste escuchar a tu hijo, el enojo llega a ira y ya no hay punto de regreso, claro que allí tenenos los super extremos de personas que hacen cosas totalmente locas y dicen que no se acordaron de nada, que la mente se les puso en blanco, la ira los cego y lo demás ya es historia.

Cuando llegues a este momento del 9 o el 10 y ya no hay más que hacer piensa que ya pasó y ahora lo que te corresponde hacer es tratarte con un poco de compasión y saber que puedes trabajar en tu enojo o en tu ira para que no llegue al punto donde no hay regreso, pero no te culpes ni te llenes de reproches, no eres la peor persona por esto, el enojo es un sentimiento tan válido como cualquier otro. Así que si de verdad quieres trabajar en ello tendrás que poner TODOS los sentidos a trabajar y darte cuenta de lo que sientes cuando comienzas a enojarte, hay personas que sienten cosquilleo en las orejas y el cuello, o calor en la parte de la nuca, orejas y cuello, o tal vez comienzan a apretar la mandíbula, los puños, comienzan a respirar de manera más agitada.

Hay quienes se quedan completamente mudos. Que ya no pueden nisiquiera articular, y esto tampoco es bueno, por que todo ese enojo se queda dentro de ti y lo que se estanca, termina por echarse a perder y de ahí pueden venir muchas dolencias, depresiones o enfermedades (pero ese ya es tema para otro blog)

Sea como sea que tu sientas el enojo, primero que nada deja de sentirte culpable por sentirlo, o que sientas que no te debes de enojar por que todo mundo dice que “siempre” debemos ser felices y sonreir. Que el enojo solo es para los que no se pueden controlar. Que el que se enoja pierde, NO, ¡claro que no! ¿Y qué pasa? que vas por la vida con esta emoción que te la pasas negando y como bola de nieve crece por que no la reconoces… El enojo es un sentimiento tan normal y que se siente tan fuerte como el amor, la tristeza, la alegría, es parte de nuestra esencia humana.

 

¡Cuando tu le ganas a la colera, al enojo le estas ganando a tu peor enemigo!

batalla.gif

 

Si es una irritacion leve, antes de entres al monólogo del espiral, que culpes a medio mundo, ¡desgraciados!, ¿cómo me hicieron esto? o comienzes a tomar el papel tal vez de víctima, ¡por qué a mi!, ¡por qué yo!, etc. Antes de todo esto y estés aun como del 3 al 8 de nivel de enojo, contacta a la emoción, contacta esa emoción de enojo y siéntela, ¿cómo?

Hace algún tiempo en una clase de medicina altenrativa y manejo de estrés aprendí acerca de Jin Shin Jyutsu,  un arte japonés que se considera como el “arte de la sabiduría creadora”  o “el arte de la felicidad”

JIN SHIN JYUTSU

Jin – Sabiduría

Shin – creadora

Jyutsu – arte

El Jin Shin Jyutsu nos ayuda a equilibrar y calmar el cuerpo en poco tiempo. Basta con sujetar cada dedo durante unos minutos.

jin-shin-jyutzu-web.jpg

Para la ira o el enojo, toma el dedo medio de tu mano izquierda y abrázalo con tu mano derecho, comienza a ejercer presión, si tienes algo de aromaterapia puedes usar lavanda, aceite de rosas, aceite esencial de angelica, aceite de naranja o aceite de canela, este ultimo es excelente para mejorar el equilibrio emocional.

Ejerce presión 36 veces, respira 36 veces (acuérdate, respiración de EMERGENCIA), inhala, exhala, inhala por 4 segundos despacio, exhala por 6 segundos, repite 36 veces, 36 veces contacta a esa emoción enfocándote en tu respiración, hasta que pase el enojo y mira de donde viene. (Es recommendable que se haga este ejercicio en las dos manos, pero solo el intentarlo en una mano te hará sentir en calma)

Si no puedes salir de este enojo, si de plano ya llegaste al 8, 9, 10, entonces como dicen “no hay que tocar el sartén cuando está caliente”, huye, escápate entonces, ve y sácalo, sal de donde estás, ve a caminar por unos 15 o 20 minutos, ve a correr, a hacer ejercicio, agarra un punching bag, gritalo, ¡SÁCALO!. Saca toda la rabia que tengas, no la dejes dentro, desahogate, escribe, ¡mienta madres!, no importa, si ya te enganchaste, DESENGÁNCHATE.

giphy (1).gif

Hay que ver realmente cuales son las cosas que nos aprietan los botones, ¿son cosas que no puedes controlar?. Bueno, déjame decirte que eso es la vida, siempre habrá algo que no podemos controlar, no permitas que se adueñe de tu energía, resuélvelo, manéjalo. regresa a tu centro y dale valor a lo que realmente importa.

Si tu problema es con alguien, una persona te está gritando, te está señalando, esta persona no te esta gritando a ti, se oye estúpido si quieres, pero estas personas estan lidiando con sus propios demonios, están en sus propios problemas, realmente no es contigo, están con sus propios conflictos, cuando alguien te señala, tres dedos le están señalando a ella o él mismo y te están usando de basurero emocional, para sacar SU enojo…¡no te enganches por favor!

Las cosas suceden, problemas suceden, la gente te va a enganchar, desgraciadamente la gente que mejor te conoce o las que más amas saben PERFECTAMENTE que botones tocarte para engancharte, OJO, no lo permitas, tu tienes el contro, si sientes que te estas comenzando a enganchar, retírate,. HAZLO POR TI.

¿Quién te va a sacar de tu control?

Recuerda que los perros no ladran por rabia, sino por miedosos. Al final realmente estas otras personas están también buscando una salida a sus frustraciones, problemas y miedos, que esa salida no seas tu.

Los adolescentes por ejemplo son expertos, saben PERFECTAMENTE como engancharnos, que botones tocar, se la saben perfecto y allí van a estar, por que están aprendiendo a relacionarse, y si tu le enseñas que te enganchas, va a aprender a engancharse, tu eres su ejemplo, pero si te ve que respiras, que vuelves a tu centro, que estas tratando de manejarlo, que les dices que necesitas retírate y te retiras, ve resuelvelo y regresa, le estarás enseñando a manejar su enojo, sus emociones y a no engancharse.

Sea donde sea que el enojo llegue, o lo traigan a tu vida, recuerda que es un sentimiento normal, cuando sientas que viene trata de mantenerte centrado, utiliza los ejercicios de presion o aromaterapia, si no funciona, retírate, ve a un lugar donde te sientas a salvo, fuera de el círculo de la ira, de la cólera, corre, nada, kick boxing, punching bag, grita. SÁCALO, no lo dejes dentro, vielve a tu centro…¡TU PUEDES!¿Te atrevez?

Gracias por tomarte el tiempo de leerme. Si te gusta comparte, comenta, me encanta saber que piensas. Un abrazo hasta donde quiera que estés.